Es aconsejable aplicar el Drenaje Linfático Manual

siempre que exista hinchazón o edema, aún cuando el acumulo de líquidos se haya formado por causas ajenas al funcionamiento de los vasos linfáticos, sino a insuficiencias cardiacas o enfermedades renales en las que se haya perdido gran cantidad de albúmina por la orina (edemas linfodinamicos). El líquido tiende a retenerse en la zona inferior del cuerpo como el bajo vientre y las piernas.

En las infecciones crónicas también conviene aplicar el Drenaje Linfático Manual, puesto que la virulencia ya ha pasado. Drenando la linfa por los ganglios afectados endurecidos, como en las afecciones de las vías respiratorias altas, sinusitis, amigdalitis, faringitis, etc.

No se debe aplicar el Drenaje Linfático Manual la hinchazón en casos de infección aguda, para no movilizar los gérmenes y toxinas a otras zonas del organismo.

Acúmulo de líquido

En los tejidos, se evidencia el empañamiento tisular, dificultando el intercambio entre la sangre y las células, y por lo tanto la nutrición celular, provocando una muerte temprana de la célula y la desvitalización de dichos tejidos.

Un amplio campo de acción

Se utiliza en los casos de estrés y ansiedad, por su efecto relajante y sedante del sistema nervioso.

Sobre el sistema nervioso vegetativo

El Sistema Nervioso Vegetativo regula el medio interno y las funciones vegetativas como digestión, respiración, metabolismo… Consta de dos sistemas opuestos: el Sistema Nervioso Simpático, que nos permite estar activos, atentos y reaccionar adecuadamente a los estímulos externos, y el Sistema Nervioso Parasimpático, que nos permite relajarnos, descansar y recuperar fuerzas. En nuestra sociedad predomina el Sistema Nervioso Simpático en la mayoría de las personas, por ello hay que tratar el Sistema Nervioso Parasimpático, con el Drenaje Linfático Manual, practicado de forma lenta y monótona.

Acción analgésica

El Drenaje Linfático Manual ejerce un efecto sedante sobre el dolor, aunque no completamente, porque se estimulan los receptores del tacto situados en la piel. Entre las vías nerviosas que conducen hacia el cerebro las informaciones de dolor y las que transmiten las informaciones de tacto, existen ciertas conexiones-neuronas intercalares inhibidoras-que son las responsables de la acción sedante analgésica.

Acción antiedematizante

En los tejidos empantanados se estimula el flujo de la linfa a través de los vasos linfáticos y se favorece y aumenta la reabsorción en la zona venosa de los capilares sanguíneos tratados.

Acción sobre el sistema inmunitario

En el organismo sano existe un equilibrio-homeostasis entre la tolerancia y la respuesta inmunitaria. Si este equilibrio se desplaza-desequilibra en dirección a una mayor respuesta inmunitaria, se pueden provocar alergias o reacciones autoinmunitarias. Pero si se desplaza hacia una mayor tolerancia, se provoca una anergia o falta de respuesta inmunitaria, e incluso el desarrollo de tumores malignos-enfermedades sistémicas malignas.

Los órganos linfáticos: ganglios, bazo, amígdalas, apéndice, etc., deben funcionar correctamente para garantizar la protección en el sistema defensivo.

Acción sobre las fibras musculares

Estriadas-musculatura esquelética: En las agujetas o acumulo de acido láctico en los músculos que se han ejercitado mas por no haber recibido suficiente oxigeno, y en estados de hipertonía muscular.

Lisas: en las arteriolas, en los esfínteres de las arteriolas, consiguiendo un menor paso de sangre hacia los capilares sanguíneos, muy beneficioso en los edemas.

El Drenaje Linfático Manual estimula, la motilidad y capacidad de transporte del flujo linfático a través de los vasos linfáticos beneficiando también a las vías linfáticas más distantes.

Accion sobre la motilidad intestinal

La constipación o estreñimiento espástico, por contracción espasmódica de las paredes del tubo digestivo, se puede solucionar normalizando la motilidad del intestino grueso, así como la pereza intestinal o disminución del tono muscular intestinal.

¿En qué casos está indicado el Drenaje Linfático Manual?

En la estética:

  • Casos de estancamiento como acné rosácea, telangiectasias, edemas faciales, hematomas; trastornos cutáneos de tipo alérgico, eccemas crónicos, quemaduras, cicatrices, alopecia, celulitis, piernas cansadas e hinchadas.

Enfermedades:

  • Edema de brazo tras amputaciones de un cáncer de mama. Edema primario y secundario en piernas
  • Edemas linfostaticos locales de origen traumático como hematomas, distensiones, esguinces, rotura de fibras musculares, luxaciones, fracturas durante y después de inyesar, distrofia de Sudeck y conmoción cerebral
  • Edemas linfostaticos locales tras intervenciones quirúrgicas, ortopédicas, estéticas, maxilofacial y de extracciones dentarias
  • Enfermedades reumáticas como artrosis, artropatías, del tejido conjuntivo, reumatismo de las partes blandas (tendinosis, tendovaginitis, bursitis, periartritis, etc)
  • Edemas locales del Sistema Nervioso Central y periférico: apoplejía, migrañas, dolores de cabeza, síndrome de Meniere, zumbidos de oídos-acufenos, neuralgias del trigémino, parálisis faciales, glaucoma, esclerosis múltiple, herpes zoster, parálisis cerebral infantil
  • Edemas locales de la pared vascular: claudicación intermitente, ulcus cruris, síndromes postrombotico y ulcera varicosa de las piernas
  • Inflamaciones crónicas de las vías respiratorias. Sinusitis crónica, amigdalitis crónica, parodontosis, pleuritis y bronquitis asmática
  • Aparato digestivo: estreñimiento crónico y pancreatitis crónica
  • Dermatología: acné, acné rosácea, eccemas crónicos y de tipo alérgico
  • Trastornos neurovegetativo: estrés y disfonías neurovegetativas
  • Embarazadas: Evita la aparición de estrías y la hinchazón de piernas
Compartir con tus Amigos!

Publicado en: Drenaje Linfático

¿Te gustan las Noticias? Suscribirse a mi RSS feed ¡para recibir más...!